Baan Chang Elephant Park: santuario de elefantes en Chiang Mai

Baang Chang es uno de los santuarios de elefantes más conocidos de Chiang Mai, junto con Elephant’s Nature Park. Estos campamentos están orientados a devolverle a los elefantes la calidad de vida que tenían antes de que fueran adiestrados y utilizados para el turismo.

DSC_1467
Paseando con los elefantes

Estos lugares pretenden ser un nuevo hogar para esos elefantes rescatados, donde puedan vivir en su hábitat natural. Los santuarios son superficies amplísimas de terreno en el que cuentan con todo lo que necesitan. La idea es que los visitantes se amolden a las necesidades de los elefantes, y no al revés.

Baan Chang Elephant Park da dos opciones para los visitantes: el programa en el que no montas en elefante y el curso «bareback riding» en el que te enseñan a cómo montar sin que ellos se den prácticamente ni cuenta (por supuesto sin silla y sin nada más que tu propio cuerpo). Yo elegí el programa sin montar.

Si tu idea es elegir este programa, puedes elegir pasar el día entero o medio (de 7:00 a 11:00 o de 13:30 a 17:00). El camino hasta el campamento es de 50 minutos desde el centro de Chiang Mai.

DSC_1538
La elefante más mayor de Baan Chang

Nada más llegar, nos dieron una muda para que no mancháramos nuestra propia ropa, o lleváramos algún producto, como puede ser la colonia, que pudiera hacer daño a los elefantes. Una vez vestidos con la ropa oficial, el guía nos contó todo lo que queríamos saber sobre el trato a los elefantes, y nos llevó a darles de comer y a conocer a sus crías, ya que nacen y crecen junto a sus padres en el campamento.

Más adelante, puedes darles de comer al aire libre, donde ellos pueden pasear tranquilamente en libertad y tu estar con ellos sin ningún tipo de peligro. Una vez se han alimentado, daremos un paseo a su lado por el terreno, hasta llegar al río, donde podrás ayudarles a bañarse  y jugar con ellos mientras se refrescan del calor de Chiang Mai.

DSC_1557
Los elefantes antes del baño

Esa fue nuestra jornada en Baan Chang, que recomiendo totalmente como alternativa a conocer elefantes en cualquiera de los puntos turísticos de la ciudad, donde son explotados e incluso torturados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.